Yo lo llamó miedo. Por que de eso se trata. Miedo a que si ocurra, o miedo a que nunca pase.
Temor a hacer daño a quién no se lo merece, o a no ser capaz de hacer feliz a nadie. La decepción de mirarme y no comprender el porque no se que hacer.
A veces me despierto con las fuerzas suficientes para tomar la decisión. Pero según trascurren las horas, mis pesadillas vuelven y me hunden, en ese oscuro agujero que es la autocompasión. Desearía poder cumplir tus deseos.
No puedo, no sé, ni siquiera sé si lo quiero, o lo deseo...
El tiempo y el viento han hecho mella en mí. No soy quien solía ser, ni quien tu crees, y a pesar de todo, el miedo me sigue paralizando.


"El pasado nos encadena, el futuro nos tortura, he ahí porque se nos escapa el presente"
Anónimo

1 comentario:

  1. Bonito espacio y bellas letras, un placer.
    que tengas una buena semana.
    un saludo.

    ResponderEliminar